¿Qué cámara me debo comprar?

¿Me debo comprar una réflex?

Ahora que se acerca el verano y comienzan las vacaciones la idea de hacernos con una cámara de fotos toma forma. Pero nos surge una duda ¿qué cámara? En el mercado podemos encontrar una infinidad de cámaras. Podemos encontrar:

  • Cámaras compactas:

    Para que nos hagamos una idea son las cámaras de toda la vida, con las primeras que más de uno ha empezado en el mundo de la fotografía, son aquellas que podían caer en cualquier lado sin dificultad. Este tipo de cámara está muy bien si queremos tener una cámara de fotos y no queremos gastarnos mucho dinero. Aunque claro está en el mercado hay cámaras compactas muy buenas. Podemos encontrar incluso cámaras avanzadas, estas están más enfocadas a un usuario más avanzado donde podrá controlar la obtención de imágenes por modo manual, modos RAW, etc.

  • Cámaras EVIL:

    (Electronic Viewfinder with Interchangeable Lens): estas cámaras carecen de espejo, esto es una ventaja ya que tienen mayor nitidez y el un ISO más limpio en situaciones de poca luz. Nos da una ventaja sobre las compactas gracias a que los objetivos pueden ser intercambiables. Estas cámaras se sitúan por encima de las compactas y por debajo de las cámaras réflex o DSLR

  • Cámaras DSLR:

    Cámara réflex digital o también llamada DSLR (Digital Single Lens réflex), este tipo de cámara está orientada a un público un poco más avanzado y que conozca algo sobre fotografía, aunque también es cierto que se puede comenzar aprendiendo fotografía sobre una cámara de este tipo. La ventaja frente a la compacta, por ejemplo, es que sus objetivos son intercambiables, tiene una mayor calidad de imagen, imagen en modo RAW, más capacidad de almacenamiento, etc. Por el contrario los precios son más altos, el intercambio de objetivos permite la entrada de suciedad en el sensor, por lo que tendremos que limpiarla regularmente, el preso es otra gran desventaja en este tipo de cámaras, etc.

También tenemos que contar un tipo de cámara que se está poniendo muy de moda últimamente, la cámara de nuestro móvil. Cada vez contamos con mejores cámaras implantadas en nuestros terminales, pero aun así en ciertas ocasiones la foto no sale como nosotros querríamos. (De este tema hablaremos más adelante).

Las ventajas que tenemos son muchas, puesto que siempre llevaremos una cámara en nuestro bolsillo, siempre que queramos retratar un momento podremos hacerlo sin problema. La desventaja que podemos encontrar es el almacenaje de estas fotografías en nuestro móvil, llegará un momento que nuestra memoria esté llena. También tenemos que contar que hacemos practicante todo con el móvil, así que también el uso de la batería se ve afectado.

Una vez que ya sabemos los tipos de cámaras que existen en el mercado, nos tenemos que hacer una pregunta ¿necesito realmente una cámara? Si la respuesta a esta pregunta es NO, y nos vale la de nuestro móvil lo tenemos claro, no hace falta que nos compremos una cámara.

En cambio si la respuesta es , debemos hacernos otra pregunta

¿Qué tipo de cámara quiero y para qué?

Si solemos hacer fotos casualmente o solo las hacemos cuando vamos de vacaciones nuestra mejor opción es hacernos con una cámara compacta, nos gastaremos poco dinero y no tendremos que aprender mucho de fotografía.

Si la vamos a tener como hobbie quizás nos interese hacernos con una Evil o Bridge o incluso una DSLR para principiantes o de gama baja, no son muy caras y suelen venir con algún tipo de objetivo.

Pero si lo que queremos es una cámara porque en un futuro vamos a ganarnos la vida de este modo, lo mejor que podemos hacer es hacernos con una réflex, sin dudas. Pero si no tenemos muchos conocimientos en el mundo de la fotografía lo mejor que podemos hacer es comprarnos una para principiantes, no son tan caras como las avanzadas o profesionales y las encontraremos en un pack con un objetivo incluido.