¿Qué objetivos elegir?

Antes de elegir uno u otro tenemos que saber primero qué tipo de distancias focales podemos encontrar y para qué sirve cada una de ellas, podemos distinguirlas en los siguientes grupos:

Ojo de Pez: Es un tipo de objetivo que distorsiona la imagen creando la sensación de mirar a través de una mirilla, se pueden utilizar en casos de querer crear algo artístico o si queremos obtener la gran mayoría de la escena. Estos objetivos oscilan entre: 8mm – 10mm.

Gran angular: Este objetivo es perfecto para paisajes, también encontramos en este tipo de objetivo una distorsión de imagen, no es tan marcada como en el ojo de pez. Oscilan entre: 10mm – 35mm.

Estándar: Este tipo de objetivo es el más común, podemos obtener una variedad de fotografías, desde paisajes hasta retratos. Estos objetivos oscilan entre: 25mm – 65mm.

Tele corto: Este tipo de objetivo es perfecto para sacar aquellos detalles o acercarnos a esos lugares perfectos a los cuales no podemos llegar. Oscila entre: 65mm – 100mm.

Teleobjetivo: al igual que el anterior este es perfecto para detalles, oscila entre: 100mm – 160mm.

Súper Teleobjetivo: Perfecto para deportes o fotografía de naturaleza, este tipo de objetivos pueden ser bastantes grandes. Oscilan entre los 160mm – 600mm.

Una vez vistas los distintos tipos de distancias focales podemos ver las diferencias entre los objetivos. ¿En qué momento podemos usar un tipo de objetivo u otro? Un objetivo zoom nos podría resultar muy cómodo cuando viajásemos, por ejemplo. Ya que tendremos un amplio espectro de focales.

Al adquirir una cámara réflex, como por ejemplo la Nikon D3200, trae un objetivo zoom que comprende entre los 18mm y los 55mm, este nos puede servir para paisaje y retrato. Sin movernos del lugar lo que haremos será girar la rueda de distancia focal, de esta manera no perderemos el encuadre que queríamos tener desde un principio. Al contrario, con un objetivo de focal fija no podemos hacer zoom, debemos ser nosotros los que nos deberemos de acercar para tomar otro tipo de toma, y esto perjudicará al encuadre que teníamos en un principio haciéndonos re encuadrar la escena.

Podemos encontrarnos una gran variedad de objetivos con focal fija, por ejemplo:

24mm, perfecto para paisajes.

35mm, perfecto para paisaje y retrato.

50mm, el mejor objetivo para retrato.

85mm, perfecto para retrato y detalle.