El orden y la organización es un eje principal en la fotografía. Debemos ser ordenados a la hora de guardar nuestras fotos después de cada sesión, os cuento cómo me organizo a la hora de realizar una sesión.

Antes, debemos saber dónde vamos a ir, que vamos a hacer, qué tipo de fotos haremos etc, en función de esto podremos organizarnos mejor y no volvernos locos cuando vayamos, de esta manera será mucho más fácil realizar la sesión y tardaremos menos tiempo.

Antes de salir a realizar la sesión de fotos:

(Esto lo podemos hacer el día anterior)

Comprobamos que los parámetros de nuestra cámara no estén configurados de la sesión anterior, si vemos que no han cambiado los modificaremos para no llevarnos sorpresas. Otra cosa que debemos comprobar es si tenemos aún las fotografías anteriores, si es así nos aseguraremos que las tenemos descargadas en nuestro equipo. Borraremos las fotos para poder contar con toda la capacidad de la tarjeta. Aun así es recomendable llevar una segunda tarjeta.

En la sesión de fotos:

Tenemos que tener todo a mano, en la mochila llevaremos los objetivos necesarios. En mi caso siempre llevo tres: 18-55mm (el llamado pisapapeles), 35mm 1.8f y 50mm 1.8f. Estos objetivos me dan el juego que necesito para realizar las sesiones. También llevaremos una batería de repuesto, flash de mano, etc… y siempre nuestro inseparable trípode.

Después de la sesión de fotos:

Lo que siempre hago es quitar el objetivo del cuerpo de la cámara, dejo todo preparado para la siguiente sesión. Hay que comprobar cómo está la batería, por si necesita recarga, si tiene la batería completa la dejo para la siguiente sesión. También limpiaremos los objetivos para que no tengan ninguna mota de polvo que hayan podido coger en la sesión.

A la hora de descargar las fotos:

Lo que suelo hacer es descargar todas aquellas fotos que tenga en mi equipo, seguidamente eliminaré todas las que no valgan, es decir, las que estén borrosas, no queden bien, estén cortadas, demasiado claras o demasiado oscuras. Una vez hecho esto selecciono aquellas fotografías que vaya a trabajar con ellas. Sé que puede parecer una locura el hecho de guardar fotos que en ese momento no vaya a utilizar para su edición, pero me parece buena idea tenerlas guardadas para una próxima ocasión, nunca se sabe cuándo se pueden utilizar.

El nombre que le demos tanto a las fotos como a la carpeta es importante, lo que suelo hacer es lo siguiente:

  • Abrir una carpeta en el año en que nos encontremos: XXXX
  • Dentro suelo crear los días en los que salgo: XX/XX/XXXX

O si es una sesión con una persona genero una carpeta con el nombre de la persona y dentro voy añadiendo aquellas salidas que haya tenido.

Esta es una manera que a mí me vale y me funciona, claro está que cada uno somos un mundo y cada maestrillo tiene su librillo.

Como veis no solo hay que organizarse en la sesión sino que también antes y después de esta.